Saltar al contenido

Caja de permanencia Montessori ¡casera!

Caja de permanencia casera montessori

La caja de permanencia es un material Montessori que enseña a los bebés que cuando un objeto desaparece de nuestra vida no deja de existir, trabajando sobre el ansia de separación. Además es útil para desarrollar la coordinación ojo-mano y la motricidad fina.

La caja de permanencia Montessori se puede comenzar a utilizar a partir de los 9 meses. Como con cualquier otra actividad, habrá bebés que se interesen antes y otros después.

Hay diferentes tipos de cajas de permanencia. La caja de permanencia con bandeja es la que haremos hoy de forma casera, y es la primera que se presenta al bebé. Esta caja tiene un agujero por donde meter la bola y una ligera inclinación, que hace que la bola ruede hacia la bandeja, volviendo a “aparecer” después de haber “desaparecido”.

La caja de permanencia con cajón se presenta al bebé en un segundo momento. En este caso la bola desaparecerá al entrar por el agujero, y para que vuelva a aparecer el bebé tendrá que abrir el cajón.

Hoy haremos una caja de permanencia con bandeja casera realmente muy sencilla. Y atención porque al final del post os dejamos la información para quien prefiere comprar el material Montessori original.

Materiales necesarios

Caja de permanencia casera

  • Caja de zapatos
  • Celo
  • Lápiz
  • Pelotita de ping pong
  • Cúter
  • Para decorar: papele, washi tape, pegatinas, etc.

Paso a paso

  1. Cortamos la tapa de la caja aproximadamente al centro
  2. Con la ayuda de la pelotita marcamos el agujero para meter la bola, debe ser unos milímetros más grande que la circunferencia de la pelota.
  3. Cortamos el agujero con un cúter               Caja de permanencia Montessori paso a paso
  4. Con el trozo de tapa que nos ha quedado haremos el desnivel para que la pelotita ruede hacia la parte sin tapa de la caja. Para ello cortamos los lados en ángulo como vemos en la imagen
  5. Colocamos nuestra “rampa” en el interior de la caja
  6. Pegamos la tapa con celo. Decoramos a gusto

Caja de permanencia

Podemos dejar que nuestro bebé descubra por sí solo que debe meter la bola dentro del agujero.

Si no lo logra, podemos mostrarle cómo se hace, o señalar el agujero, por ejemplo, poniendo una mano debajo.

Caja de permanencia Montessori casera

Cuando logra poner la pelotita, enfatizamos el hecho de que desaparece y vuelve a aparecer, un poco como hacemos en el juego del cucú: “¿Adónde está la bola? ¡Aquí está!”

Caja de permanencia

Caja de permanencia

Si preferís comprar el material Montessori original, podéis encontrarlas también en Amazon: