Saltar al contenido

Cómo organizar actividades con hijos de diferentes edades

Todos los padres y madres que tenemos 2 o más hijos lo sabemos: organizar una actividad que involucre a todos, ¡puede llegar a ser un reto! Sobre todo cuando nuestros hijos tienen diferentes edades y por lo tanto están en momentos distintos de su desarrollo emotivo, psíquico y motorio… Pero os aseguramos que no es tarea imposible organizar actividades creativas que estimulen e involucren a todos nuestros hijos, ¡en las que terminemos todos contentos y satisfechos!

Puede que tengamos un hijo en edad preescolar y otro en escolar, o también un bebé… A priori puede parecer difícil organizar una actividad que involucre, por ejemplo, a un niñ0 de 7 años y a un bebé de 18 meses… pero veremos que todo es posible.

Vamos a daros algunos tips y consejos para evitar el caos, las posibles riñas, y para enfrentarnos a cualquier situación que surja de manera creativa. ¿Estáis listos? Vamos entonces…

7 claves para organizarse y evitar el caos

  1. PLANIFICACIÓN: es fudamental planear la actividad anticipadamente, antes de ponernos a trabajar con los peques. Sobre todo con los niños pequeñitos, es conveniente tener todo listo, los materiales a disposición, el espacio de trabajo preparado, antes de invitarles a jugar y experimentar. De este modo podremos aprovechar al máximo el ratito de atención y concentración que tienen cuando son pequeñines.
  2. CAPTAR EL INTERÉS: Para involucrar a los mayores, os aconsejamos preguntárles qué tienen ganas de hacer: ¿Pintar? ¿Modelar? ¿Construir? ¿Bailar? De este modo captar su interés, algo más difícil de conseguir cuanto más mayores son.
  3. FLEXIBILIDAD: Cando se trata de niños, muchas veces las cosas no siguen el rumbo que habíamos imaginado… ¡no importa! Tal vez habíais pensado en una actividad de pintar piedras, y resulta que a los peques les interesó más usar las piedras para construir un fuerte, y los colores para pintar un lago y un foso alrededor. Manteneos siempre abiertos, no impongáis a los peques seguir al pie de la letra una consigna, aprovechad lo que va surgiendo para incentivarles a descubrir y experimentar cosas nuevas.
  4. MATERIALES PARA TODOS: se podría decir que es casi inevitable; si hay una sola cola de purpurina, todos querrán usarla al mismo tiempo. Poned materiales suficientes para todos, es más, es conveniente con algunos tipos de materiales, que haya uno para cada niño. Eso si, mucha atención con los materiales que pueden ser peligrosos para los más pequeños, tenedlos siempre bajo vuestra supervisión porque en el caos creativo pueden terminar en las manos equivocadas.
  5. RESPONSABILIDADES: a los hermanos mayores les gusta sentir que tienen un rol  de responsabilidad y protección con respecto a sus hermanitos, pero nunca debemos agobiarles. Este rol debe ser siempre positivo: “muéstrale a tu hermano como se hace”, y nunca negativo “tú no debes hacer esas cosas porque eres mayor y debes dar el ejemplo”.
  6. DURACIÓN: Más pequeños son los niños, menos debe durar la actividad. Es que la capacidad de mantener la atención y la concentración se van adquiriendo con el tiempo.
  7. LIBERTAD: a los niños pequeños no se les da bien seguir demasiadas reglas. Debemos buscar actividades que permitan la experimentación libre de los más chiquitines, y en todo caso podemos ir sumando pautas para los mayores. Vamos a poneros algunos ejemplos.

Actividades que podemos hacer con niños de diferentes edades

BOLSAS SENSORIALES: estimulan los sentidos y la motricidad fina, y son ideales para bebés a partir de 6 meses, hasta los 3 o 4 años. Inclusive los niños más mayores se entretienen haciendo dibujos y presionando los líquidos gelatinosos que llevan las bolsas. Tenemos varias de estas actividades en la web, os dejamos un ejemplo> bolsa sensorial de corazón

ACTIVIDADES CON PINTURA: la pintura de dedos es un material atóxico que podemos comenzar a usar con los niños incluso antes del año. Los bebés hasta aproximadamente los 2 años pintarán con las manos, incluso con todo el cuerpo. A medida que van creciendo los peques comienzan a no querer ensuciarse, y a querer usar sellos, pinceles y otras herramientas para pintar. Los mayores pueden preparar la actividad para sus hermanos, ayudarles y también volver a sentirse bebés por un rato y mancharse un poco. Algunas actividades que podéis hacer con niños de diferentes edades:

ACTIVIDADES MOTORIAS: Correr, saltar, bailar, arrastrarse, trepar… ¡se disfruta a todas las edades! Los juegos en los que se involucra la motricidad gruesa son divertidos a todas las edades, y un gran modo de que los hermanos compartan risas cómplices. Se pueden hacer al aire libre si el tiempo acompaña, o también en casa. Os dejamos algunos ejemplos:

Hay muchas más actividades que se pueden realizar con nuestros hijos, es más, os diremos que, con paciencia, organización y ganas de disfrutar el momento, ¡no tenéis límites!