Ofrenda o Altar del día de Muertos

Esta ofrenda o altar del día de Muertos es original de los padres de Esther, que pusieron con mucho cariño en honor de sus abuelos, como es tradicional en México en la fecha de Todos los Santos…

Ofrenda o altar del día de Muertos

Es una tradición ancestral que, intercalada con el catolicismo, resultó en un momento y espacio especiales para celebrar la vida y el legado de los seres queridos, ofreciéndoles en un altar la fragancia de las flores, la luz de las velas, el aroma de la comida y la solemnidad de las oraciones.
Según la creencia de la civilización mexicana antigua, cuando el individuo muere su espíritu continúa viviendo en Mictlán, lugar de residencia de las almas que han dejado la vida terrenal. Dioses benevolentes crearon este recinto ideal que nada tiene de tenebroso y es más bien tranquilo y agradable, donde las almas reposan plácidamente hasta el día, designado por la costumbre, en que retornan a sus antiguos hogares para visitar a sus parientes. Aunque durante esa visita no se ven entre sí, mutuamente ellos se sienten.

El altar-ofrenda es un rito respetuoso a la memoria de los muertos, su propósito es atraer sus espíritus. Consiste en obsequiar a los difuntos que regresan ese día a convivir con sus familiares, con los alimentos y objetos preferidos por ellos en vida, para que vuelvan a gozar durante su breve visita. En la ofrenda o altar de los muertos no deben faltar la representación de los cuatro elementos primordiales de la naturaleza.

Altar sobre el México antiguo

Tierra, representada por sus frutos que alimentan a las ánimás con su aroma.

Viento, representado por algo que se mueva, tan ligero como el viento, empleándose generalmente papel picado o papel de china.

Agua, un recipiente para que las ánimas calmen su sed después del largo camino que recorren para llegar hasta su altar.

Fuego, una vela por cada alma que se recuerde y una por el alma olvidada.

En la ofrenda también se coloca sal que purifica, copal para que las ánimas se guíen por el olfato, flor de cempasúchitl que se riega desde la puerta hasta el altar para indicar el camino a las almas. Aquí, siempre hay alguno de la familia esperando la llegada de ellas para demostrarle su respeto y compañía.

Autor de esta actividad: Esther, de Mi cuarto de manualidades

Encuentra más manualidades para niños como esta en las categorías de: Manualidades para Niños, manualidades de dia de muertos,

LuzdivinaManualidad: Luzdivina

COMENTARIOS SOBRE LAS MANUALIDADES: