Saltar al contenido

Búhos fluorescentes

Manualidades de Halloween

Las manualidades de Halloween son una excelente ocasión para hacer actividades sensoriales con los niños. Hoy nos dedicaremos a una actividad sencilla que podemos hacer con los bebés a partir de 9 meses, hasta los niños de preescolar. Cada uno en su momento evolutivo vivirá diferentes experiencias y obtendrá un resultado diferente, ya lo veremos más adelante.

Se trata de una divertida decoración otoñal o de Halloween, unos búhos de cartón decorados con pintura fluorescente que se recarga con la luz y luego brillan en la oscuridad… ¡ideales para decorar la habitación de los niños! Además las pinturas que usarán los peques son atóxicas y lavables, por lo que podemos estar tranquilos.

Materiales necesarios

Paso a paso

Manualidad para Halloween

  1. El primer paso será dibujar los búhos sobre cartón y recortarlos. Este paso lo debe hacer mamá, papá o el adulto que acompañe a los peques en la actividad. Con el lápiz y la guía de las plantillas dibujamos las siluetas de búhos de diferentes tipos. Cuando los tenemos listos, recortamos Manualidades de Halloween
  2. Con un rotulador permanente repasamos el dibujo  Manualidad de Halloween
  3. Podemos utilizar el color del cartón como fondo, o también darles una mano de pintura con el pincel. En este caso, dejamos secar bien antes de continuar. Actividades sensoriales para Halloween
  4. Ponemos un poco de pintura lavable de los colores deseados sobre el plato. Ahora ayudaremos a nuestros peques a decorar el búho, pintando con los dedos. Decoraciones de Halloween
  5. Los bebés hasta aproximadamente 18 meses necesitarán que los guiemos poniendo su dedito sobre la pintura y luego sobre el búho. Los más mayores podrán hacerlo solos. Una vez que hemos terminado, dejamos secar la pintura. 
  6. Con pintura fluorescente amarilla, blanca o verde, el adulto pintará los ojos.

Quién puede hacer esta actividad sensorial

Esta actividad para bebés y niños de preescolar se puede hacer con peques de diferentes edades:

  • a partir de 9 meses: Los bebés se sientan solos y son capaces de hacer movimientos controlados con sus manos. Coged suavemente uno de sus deditos, enseñadles a mojarlo en la pintura lavable, y luego a apoyarlo sobre el búho.
  • a partir de 16-18 meses: los niños ya son capaces de hacer la actividad por sí solos. Mojarán sus dedidos, o sus manos, en la pintura, y luego pintarán sobre el búho (y probablemente sobre todo lo que tengan cerca)
  • preescolar (3-5 años): en esta etapa podemos dar más libertad a los niños. Ellos mismos podrán escoger si pintar con las manos o usar un pincel, y además sabrán escoger entre los colores y usarlos de manera deliberada.

Para qué sirve esta actividad sensorial

Búhos de HalloweenLos búhos de Halloween estimulan principalmente la motricidad gruesa y fina, el sentido del tacto, y el de la vista. Los mayores además experimentarán con los colores y sus mezclas. Dependiendo de la edad del bebé, se estimulará la motricidad gruesa o fina. Los más pequeños darán palmadas y manotazos sobre la pintura con un control limitado; los más grandecitos harán movimientos más controlados y usarán sus dedos para mezclar la pintura y dejar su huella sobre el búho; los niños de edad preescolar desarrollarán su motricidad fina, escogiendo entre las manos y el pincel.

Los colores y las mezclas que se producen estimulan la vista, como así también la pintura fluorescente cuando brilla en la oscuridad. La textura de la pintura entre los dedos y la sensación áspera del contacto con el cartón estimulan el sentido del tacto.

Los mayores aprenderán qué sucede cuando se mezclan los colores: podemos experimentar poniendo a disposición de los niños solo los colores primarios (amarillo, rojo y azul) y descubrir juntos cómo se forman los demás colores (secundarios y terciarios)

Consejos prácticos

  • Los bebés deben estar siempre supervisados por un adulto en cualquier actividad
  • Aunque las pinturas lavables son atóxicas, enseña a tu bebé a no llevárselas a la boca, así aprenderá que no debe hacerlo y cuando uséis otro tipo de materiales ya lo sabrá.
  • Utiliza siempre materiales atóxicos y dermatológicamente testados
  • La pintura fluorescente no es atóxica y no se lava fácilmente, es por ello que es conveniente que la utilice solo el adulto. Sigue las instrucciones del fabricante para obtener un buen resultado.
  • Una vez que los búhos están secos, déjalos “recargándose” bajo una fuente de luz potente, y luego pégalos en la habitación de los niños. Apaga toda las luces, pero todas todas, ¡y descubre con los peques que los búhos nos están espiando! Puede ser un buen punto de partida para una terrificante historia de Halloween.

 

¿Te ha gustado esta actividad para poner en práctica con tu hijo?

DESPIERTA SU CREATIVIDAD CON NUESTRO PLAN DE ACTIVIDADES

Accede al PLAN con cinco semanas de actividades CREATIVAS

plan de actividades creativas