Saltar al contenido

La actividad artística que os proponemos en esta ocasión es super creativa: vamos a cambiar el clásico soporte bidimensional (el papel o el lienzo) por una casita de papel que será nuestro lienzo blanco sobre el que daremos rienda suelta a nuestra imaginación.

Os traemos la plantilla para imprimir de esta casita, nosotros la hemos imprimido sobre papel para acuarela y hemos usado técnicas como el chorreado y el salpicado, pero lo bueno es que podéis proponer a los peques cualquier tipo de material y técnica. Además esta casita de papel puede usarse luego como adorno, e incluso como lámpara, poniendo una luz led a batería dentro.

Siendo una actividad creativa libre, podemos realizarla con los peques a partir de los 2 años aproximadamente.

Descargar el imprimible de la casita para pintar (sólo miembros premium)

Cómo montar la casita

  1. Vamos a imprimir la plantilla en un papel grueso y poroso, como el papel de acuarela. Si no podéis imprimirla directamente sobre este tipo de papel, podéis hacerlo sobre papel común, y luego pegar la hoja sobre el papel más grueso usando cola en barra. Una vez que la cola está seca, recortamos y doblamos de manera que la plantilla quede del lado interno de la casita.
  2. Para montar la casita solo tenéis que doblar por las líneas de puntos y pegar las solapas. Nosotros lo hemos hecho con celo, porque nos interesaba el efecto de máscara que nos daría con las acuarelas, pero podéis hacerlo también con cola.

Cómo podemos pintar la casita

Las posibilidades son infinitas, os dejamos algunas ideas:

  • Acuarelas: nosotros hemos usado las técnicas del chorreado y el salpicado, es decir que hemos cargado el pincel con bastante color y hemos dejado chorrear la acuarela desde arriba. También hemos salpicado con el pincel.
  • Pinturas: podéis usar otros tipos de pinturas, como pintura de dedos con los más pequeños, pintando con las manos, o témperasa y pinceles con los mayores.
  • Collage: también podemos pegar trocitos de papeles de colores con cola o engrudo
  • Ceras: si preferís usar ceras, podéis pintar la casita antes de montarla.

Podéis encontrar otras técnicas aquí

Quién puede hacer esta actividad

  • Niños a partir de 2 años aproximadamente: se trata de una actividad que se puede hacer también con niños más pequeños, si muestran interés. El corte y montaje de la casita será más sencillo para un adulto, o tal vez pueda participar un hermano mayor.

Para qué sirve esta actividad

Las actividades artísticas desarrollan la sensibilidad y otras habilidades de la inteligencia emocional, como la autoestima, la capacidad de reconocer y manejar las propias emociones, la concentración y la calma, la creatividad, etc.

¿Te ha gustado esta actividad para poner en práctica con tu hijo?

DESPIERTA SU CREATIVIDAD CON NUESTRO PLAN DE ACTIVIDADES

Accede al PLAN con cinco semanas de actividades CREATIVAS

plan de actividades creativas